Ir al contenido principal

Traduce/Translate

Toma Control de Tu Vida - Parte 3


Hoy, continuamos reflexionando juntos/as sobre la importancia de asumir el control de nuestras vidas procurando el orden de Dios en nuestro diario vivir. Como les  he venido diciendo, todos nosotros/as tenemos un deseo innato y una necesidad de tener orden en nuestras vidas. Esto es parte del diseño de Dios. Necesitamos orden y control, porque fuimos creados/as a imagen y semejanza de un Dios de orden. Entonces, no nos debe sorprender, que cuando perdemos este balance (orden) en nuestras vidas, nos sentimos que vamos a la deriva y que estamos FUERA DE CONTROL.

La pregunta que continúa delante de nosotros es: ¿Cómo retomamos y mantenemos el control de nuestras vidas? Hasta ahora, hemos considerado tres cosas necesarias si deseamos vivir en control de nuestro destino, sometidos/as al orden de Dios para nuestras vidas. PRIMERO, si queremos aspirar a tener control de nuestras vidas, tenemos que ENTREGARLE EL CONTROL A JESUCRISTO. Solo cuando nos rendimos a Cristo podemos aspirar a vivir en el verdadero y saludable equilibrio (balance) que Jesucristo hace posible para nosotros/as.

SEGUNDO, si queremos tener control de nuestras vidas, tenemos que pedirle a Dios nos ayude a ordenar y tomar control de nuestro tiempo – del Calendario. Con la ayuda del Espíritu Santo, tenemos que asumir la importante responsabilidad de discernir como utilizamos nuestro tiempo: saber lo que tenemos que hacer hoy, lo que puede esperar hasta mañana, y lo que no es necesario hacer en absoluto. Y TERCERO, la semana pasada, les comenté que si realmente anhelamos vivir dentro del orden de Dios, tenemos que tomar control - de nuestras relaciones cotidianas. No podemos vivir nuestra fe dentro de una burbuja. Es crucial que desarrollemos relaciones saludables con las personas a nuestro alrededor y aprendamos a convivir en armonía con los demás, pues al hacerlo: El Señor nos concederá bendición y una vida plena.
---
Hoy, que estamos celebrando el Día de Pentecostés, ocasión del nacimiento de la Iglesia por medio del derramamiento del Espíritu Santo, quisiera que reflexionemos en la siguiente pregunta como parte de nuestra jornada hacia retomar el control de nuestras vidas: ¿qué te motiva a venir a la Iglesia? Estar claros sobre qué es lo que nos motiva a venir a la Iglesia es SUMAMENTE IMPORTANTE - pues en gran manera, LA ACTITUD con la que nos acercamos a Dios, determina nuestro crecimiento espiritual como discípulos/as de Jesucristo.

¿Qué motiva a la gente a venir a la Iglesia? Por un lado, están las personas que vienen a la Iglesia porque se ha convertido en parte de su rutina. Es una actividad más en su calendario, y participan en la vida de la iglesia mecánicamente. Aun cuando están (calentando un asiento), no se sintonizan con lo que está ocurriendo, ni se aplican lo que escuchan. También, están los/as que vienen a la iglesia y realizan sus "funciones religiosas" para complacer y cumplirle a sus esposos/as, padres/madres, o amistades. Estas personas soportan la experiencia de la Iglesia para mantener "la paz" en con la persona que la invita. Aun cuando  están, realmente no quisieran estar, y desde que comienza el servicio, están esperando con ansias locas, el "amén" final.

Por otro lado, están las personas que vienen a la Iglesia, para pagar su penitencia por las cosas malas que han hecho. Viven entregados al pecado durante la semana, llevando cuenta de sus pecados, decisiones y acciones inmorales y deshonestas, y palabras groseras - y cuando llega el domingo se dicen a sí mismos: "tengo que ir a la Iglesia para pagar por los pecados que he cometido. Para ellos/as, venir a la Iglesia es una transacción donde pagan con su asistencia los pecados de la semana. Y, al terminar el servicio de adoración, sienten que la pizarra está limpia, y regresan a enfangarse en el pecado hasta su próxima visita a la Iglesia. También, aunque no lo crean, hay personas que vienen a la Iglesia porque no tienen más nada que hacer el domingo en la mañana - lo hacen para matar el aburrimiento dominical. Porque si hay algo más que puedan hacer...simplemente NO LOS VEMOS EN LA IGLESIA.
---
PERO, HAY OTRO TIPO DE PERSONA – las que asisten a la Iglesia porque esperan que durante el servicio - ya sea en la lectura de las Escrituras, el ministerio de la música, los cantos, la danza o alguna parte del sermón - DIOS provoque algo nuevo en sus corazones. Estas personas llegan a la Iglesia a dar gracias a Dios por las bendiciones que han recibido, y a celebrar el amor que llena sus vidas en Cristo Jesús. Estas personas tienen hambre de un descubrimiento espiritual nuevo que les ayude a comprender más el amor de Dios, según nos ha sido dado a conocer en Jesucristo, y se nos revela por medio del Espíritu Santo. En humildad, quieren aprender cómo pueden amar más a Dios y a su prójimo; como sentirse inspirados a vivir para El a través del servicio; y como pueden superar aquellas cosas que saben no agradan a Dios y están teniendo un impacto negativo en sus vidas.
---
El mensaje de hoy no se trata sobre la importancia de asistir a la Iglesia, aun cuando es una parte clave de nuestro desarrollo como discípulos de Jesucristo, sino sobre la ACTITUD con la que nos acercamos a Dios - TODOS LOS DIAS. Entendamos que a quien NOS ACERCAMOS cuando venimos a la Iglesia: no es a la gente, ni a los rituales o las tradiciones. Cuando venimos a la Iglesia a quien nos estamos acercando es a Jesucristo – Dios, Señor y Salvador del mundo, ¡Aleluya! Nos acercamos a Jesucristo, que como escribió el Apóstol a la Iglesia de los Hebreos 4:14-16 "es nuestro gran sumo sacerdote". Jesucristo, quien por amor a nosotros/as, en el tiempo oportuno, se despojo de su gloria, y vino a este mundo a mostrarnos plenamente el amor de Dios.

Jesucristo, quien conoce y entiende nuestras debilidades, pues el mismo fue tentado en todo, aun cuando no pecó. Jesucristo, quien nos ofrece gratuitamente su amor y misericordia, y nos provee todo lo que es necesario para poder enfrentarnos, aun a los momentos más difíciles que se nos puedan presentar en esta vida. Jesucristo, quien por medio del Espíritu Santo, nos ofrece la capacidad y el poder, de ser sus testigos en nuestro diario vivir y todavía se revela a nuestras vidas como lo hizo en el Día de Pentecostés.

Que cuando la gente te pregunte por qué vienes a la Iglesia...porque te acercas a Dios, por medio de Jesucristo - les puedas decir: "lo hago porque en Jesucristo he encontrado amor, aceptación, misericordia, perdón, salvación. Me acercó a Jesucristo, porque de El recibo sabiduría para ser la persona que Dios anhela que yo sea. Me acerco a Jesucristo, porque por medio del Espíritu Santo, experimento la presencia y el poder de Dios que trae libertad a mi vida".
---
En el Día de Pentecostés, el anuncio del derramamiento del Espíritu Santo se hizo una realidad, y dio paso al nacimiento de la Iglesia cristiana. Hoy, nos regocijamos pues este evento nos confirma que Dios - CUMPLE SUS PROMESAS. En Pentecostés, nos llenamos de esperanza, pues recordamos que con la ayuda de Dios, por medio del Espíritu Santo - TODO ES POSIBLE EN NUESTRAS VIDAS. Entonces, utilizando las palabras del Apóstol en Hebreos 10:22-23, les exhorto a que siempre nos "Acerquemos a Dios con corazón sincero y con la plena seguridad que da la fe…y a que nos mantengamos firmes en la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa".

Hoy y siempre, acerquémonos a Jesucristo, confiando plenamente en su amor y misericordia. Procuremos que nuestra relación con Dios no sea un asunto de 90 minutos una vez a la semana. No limitemos nuestro caminar con Cristo a unos minutos de devoción cada día. Acerquémonos a Jesucristo todos los días, y a toda hora. Vivamos en Cristo y para Cristo en el poder del Espíritu Santo, pues Dios quiere ser parte de cada momento de nuestras vidas.
---
Si en este día reconoces, que tal vez, has estado viniendo a la Iglesia y participando de la comunidad de fe, por las razones equivocadas (o has caído en una rutina), te invito a que le pidas al Espíritu Santo que reajuste tu compás y de redirija a un reencuentro con el amor de Dios en Cristo Jesús – en el poder del Espíritu Santo. Y si todavía no abres tu vida al amor de Jesús – pido a Dios, este sea el día donde tengas un encuentro transformador en la presencia del Cristo Resucitado.  Que cuando la gente te pregunte por qué vienes a la Iglesia, ¿por qué Jesucristo? – tú puedas decir, con el mismo denuedo que lo hizo Pedro, en Pentecostés – "porque en el he encontrado salvación y vida plena por la eternidad".

Toma Control de tu Vida – entregándole el control a Jesús.

ORACIÓN: Amado Dios, ayúdanos a siempre estar claros/as en por qué y para que venimos a la Iglesia. Que al encontrarnos contigo, procuremos siempre la plenitud de tu amor por medio del hacer del Espíritu Santo en y a través de nosotros/as. Hoy que celebramos el Día de Pentecostés, sopla con tu presencia y reaviva la llama de Tu Espíritu en nuestras vidas para que podamos ser testigos tuyos al mundo, dando testimonio de tu amor transformador, a través de nuestra manera de vivir. Gracias Dios, porque nos creaste y nos amas incondicionalmente. Gracias Jesucristo porque en ti hemos encontrado vida abundante. Gracias Espíritu Santo, porque de ti recibimos la fuerza y el poder, para vivir en la plenitud de nuestro Creador. Oramos todas estas cosas, en el nombre de Jesús – Amén.

Pasaje de la Biblia: Hebreos 4:14-16; 10:19-26

05/19/2013 – Iglesia Metodista Unida Oasis, Pleasantville NJ (USA)
05/19/2013 – FUMC, Ministerio Hispano Casa de Esperanza, Tuckerton NJ (USA)

Comentarios

Entradas más leidas

La Milla Extra

Un consejo popular dice: " Si quieres experimentar las cosas buenas de la vida: tienes que estar dispuesto/a a caminar la milla extra " ¿alguna vez alguien te ha dado ese consejo? Regularmente, cuando alguien nos comparte esta palabra de sabiduría (ya sea nuestros padres, un maestro en la escuela, o nuestro jefe en el trabajo), lo hace como parte de una invitación a mejorar, a hacer las cosas con excelencia, o como una aclaración sobre lo que es verdaderamente necesario para lograr una meta u objetivo, ¿verdad? Mi papá siempre me decía " Héctor Antonio, si tu quieres echar pa'lante tienes que darlo todo y caminar la milla extra. Si te conformas con hacer lo que todo el mundo hace, vas a ser del montón ". A veces vemos a la gente que alcanza un nivel económico más alto y sentimos envidia o los criticamos fuertemente por su éxito. Hacemos esto, ignorando el empeño extra que estas personas dieron en su trabajo para lograr llegar al lugar donde están. Ve

¡Odres Nuevo...Vino Nuevo!

Hay un dicho popular que dice, "si quieres que algo nuevo ocurra en tu vida, algo nuevo tiene que ocurrir en tu vida" . A primera vista, este dicho pareciera ser un poco confuso, pero en realidad no lo es. Por el contrario, el mismo, nos expone a un principio muy sencillo, pero también sumamente poderoso, que lamentablemente, muchas veces ignoramos en nuestro caminar de fe. El pasaje de Marcos 2:18-22, nos ayuda a entender esta verdad que encierra una gran bendición para nuestras vidas. El ministerio de Jesús, se caracterizó por ser diferente. La gente, como nos dice la Biblia, seguían a Jesús y quedaban maravillados al escuchar sus enseñanzas, porque eran: sencillas (pero profundas), refrescantes, y llenas de esperanza.

¡Toma tu Lugar!

Mis dos hijos mayores han estado participando en el equipo de pista y campo de sus respectivas escuelas. Durante este tiempo, he disfrutado mucho verles competir. Algo curioso de este deporte es que todas las disciplinas que se practican en pista y campo, excepto una, dependen exclusivamente de las habilidades y el desempeño de los deportistas como individuos. Pero, hay una excepción: la carrera de relevo. En esta carrera en particular, el esfuerzo, no es individual, sino colectivo. No importa cuán buenos sean los corredores, si al trabajar juntos como equipo, no lo pueden hacer bien – lo más seguro pierden. Un momento crucial en las carreras de relevo es cuando los corredores se pasan el batón de uno al otro para continuar avanzando en la carrera. Si el batón no se pasa bien, el equipo se atrasa. Si el batón se cae, lo más seguro la carrera se pierde. Pero, si en el momento del pase de batón todo sale bien – lo más seguro el fluir de la carrera será positivo y el equipo tendrá

Cuando las cosas no salen Bien

¿A cuántos les gusta el mantecado (helados)? Alguna vez les ha pasado, que en un día de mucho calor, usted va a la tienda a comprar un “ice cream”, y le tiene unas ganas – y de repente, ¡Boom!, se les cae al piso. A mí me ha pasado – y les confieso que no se siente nada bien. Qué bueno sería si todo en la vida nos saliera bien, ¿verdad? Si nunca tuviéramos que enfrentarnos a la horrible realidad de un fracaso, o la frustración  y el coraje que muchas veces nos provoca cuando LAS COSAS NO SALEN BIEN. Todos los días, como pastor, soy testigo de muchas cosas que no salen bien. Matrimonios destruidos. Familias fragmentadas. Sueños que se vienen abajo. Amistades que defraudan. Personas que se quedan sin empleo. Crisis financieras. Diagnósticos de enfermedades catastróficas. En la sociedad, las cosas tampoco andan bien: hay violencia, guerras, corrupción, injusticas, desigualdad y discriminación.

El Amor lo Cambia Todo

Lee 1 Juan 4:13-21 . Durante este fin de semana muchas personas celebraron el amor y la amistad con sus parejas, familiares, y/o con sus amistades. Ya fuera con chocolates, flores, algún regalo especial, o una cena - todo el mundo celebró el amor.   Aun cuando son tantas las cosas en las que podemos reflexionar sobre el amor, hay una cualidad muy especial sobre el mismo que quisiera resaltar, para bendición de nuestras vidas. Esa cualidad es el poder que el amor tiene PARA CAMBIAR - personas, circunstancias, y nuestra perspectiva de vida. Pero, les aclaro que el amor al que yo me refiero, no es cualquier amor (no es el amor barato  y superficial que nos venden por ahí), El amor del que les estoy hablando es, nada más y nada menos, que el amor de Dios, en Cristo Jesús - Aleluya. Amor que es perfecto, eterno, y que tiene la capacidad y habilidad de cambiarlo TODO . ---

¡Tú Decides como quieres Vivir!

Al leer las palabras de exhortación del Apóstol Pablo a los cristianos de Éfeso en Efesios 5:15-20, vino a mi memoria la ocasión en que mi papá, unos días antes de mi boda con Jazelis, me sentó en la sala de la casa para aconsejarme sobre esta nueva etapa en mi vida que pronto comenzaría. Mi papá, como si hubiera leído este pasaje de la Biblia, me dijo: " Héctor Antonio, ahora que te casas, TEN MUCHO CUIDADO COMO VIVES " (Ef 5:15). Recuerdo que en nuestra conversación, mi papá me aclaró que en mi vida de adulto, como esposo, y eventualmente padre, yo tendría muchas decisiones que tomar, muchas situaciones difíciles que enfrentar - y MUCHAS COSAS QUE EVITAR. El me dijo: "Siempre, piensa las cosas antes de actuar - pues tendrás que vivir con las consecuencias de tus decisiones; se diligente, no dejes para mañana el bien que sabes hay que hacer hoy; y vive moderadamente, procurando un estilo de vida saludable" . Al finalizar su corto momento de enseñanza, recuer

El Espíritu Santo - Nuestro GPS Espiritual

¿Haz visto o utilizado un GPS recientemente? E stos artefactos son realmente algo impresionante. Pueden dirigir a uno/a a literalmente a cualquier lugar al que uno quiera ir manejando o caminando.  Todo lo que hay que hacer es poner la dirección física a la que uno quiere llegar, y el GPS, basado en la información de carreteras que tienen en su memoria, y un sofisticado sistema de satélites que le ayudan a determinar la localización donde una/o está: calcula la mejor ruta y nos provee direcciones SEGURAS y CONFIABLES para llegar a nuestro destino .  Todavía más impresionante es que si uno, por cualquier razón, se pasa una de las instrucciones, el sistema de procesamiento del GPS tiene la capacidad de recalcular una ruta alterna que nos permite aun llegar a nuestro destino de manera segura.  Para mí este es el mejor invento que puedan haber hecho para personas, como yo, que no nos gusta andar perdidos.  Y lo que pasa es que a nadie le gusta andar perdido/a en la vida.

Oremos por Todos/as

“ Dios, gracias por tu amor por mí. Gracias porque moriste en la cruz del calvario por mi. Gracias porque en ti yo tengo esperanza. Te pido que en este día bendigas todo lo que yo haga. Prospera el trabajo de mis manos. Ayúdame a resolver mis problemas. Concédeme los anhelos de mi corazón. Cambia a toda la gente que me trata de hacer daño,  Provee a mis necesidades. Líbrame de tentaciones, y ayúdame a vivir en tu victoria. En el nombre de Jesús, mi Salvador – Amén ”. A primera vista, la oración que acabo de compartirles pudiera parecernos hermosa, ¿verdad? De hecho, algunos pudieran hasta decir, “se parece mucho a la forma en que yo oro”. Otros/as, tal vez pensaron, “que bueno sería si yo pudiera orar así”, pues pensamos que nuestra vida sería mucho mejor si pudiéramos orar con tanta elocuencia y apertura delante de Dios. Pero saben algo: HAY ALGO QUE ESTA MUY MAL en esta plegaria a Dios. ¿Alguien se dio cuenta? ¿Saben lo que está mal? Sencillo, esta oración tiene demasiado YO.

Libres para Servir

Muchas veces cuando leemos la Biblia, nos encontramos con pasajes que nos enfrentan a los misterios de Dios de una forma clara y fácil de aplicar a nuestra vida. En otras ocasiones, nos encontramos con pasajes que inmediatamente nos hacen pensar: "esto es bien difícil de entender" . El pasaje que leímos hoy en Lucas 12:32-34, en mi opinión, cae dentro de la categoría de esos pasajes bíblicos que a primera vista "son bien difícil de entender y aplicar". En la primera parte del versículo 33, escuchamos a Jesús decirle a sus discípulos: "Vendan sus bienes y den a los pobres" . Reflexionar sobre estas palabras de Jesús, hoy en el siglo 21, que vivimos en una sociedad donde la gente vive afanada por acumular bienes y dinero - NO ES COSA FACIL. Es más, las palabras de Jesús que encontramos en Lucas, van en contra del sentido común de nuestros tiempos. Constantemente en la TV, vemos anuncios publicitarios que nos incitan a comprar y acumular cosas, que tal

Un llamado a la Santidad

La Biblia dice en Levíticos 19:2, "Sean santos[as], porque yo, el Señor su Dios, soy santo." A través de todos los tiempos, el pueblo de Dios ha tratado de hacer sentido de este imperativo de la fe judío-cristiana. La realidad es que hablar y/o enseñar sobre el llamado de Dios a Su pueblo a ser "santos/as" - nunca ha sido fácil. No porque sea algo difícil de entender, sino porque siendo algo tan sencillo, lo hemos complicado demasiado. Por un lado, tenemos todas las definiciones equivocadas sobre lo que significa ser santos/as que lo hacen parecer como algo imposible de alcanzar. Y por el otro lado, tenemos las expresiones religiosas extremistas y tóxicas que crean una imagen distorsionada sobre la santidad que confunden  y desaniman a muchos/as.