jueves, 11 de septiembre de 2014

¡Tú Decides como quieres Vivir!

Al leer las palabras de exhortación del Apóstol Pablo a los cristianos de Éfeso en Efesios 5:15-20, vino a mi memoria la ocasión en que mi papá, unos días antes de mi boda con Jazelis, me sentó en la sala de la casa para aconsejarme sobre esta nueva etapa en mi vida que pronto comenzaría.

Mi papá, como si hubiera leído este pasaje de la Biblia, me dijo: "Héctor Antonio, ahora que te casas, TEN MUCHO CUIDADO COMO VIVES" (Ef 5:15). Recuerdo que en nuestra conversación, mi papá me aclaró que en mi vida de adulto, como esposo, y eventualmente padre, yo tendría muchas decisiones que tomar, muchas situaciones difíciles que enfrentar - y MUCHAS COSAS QUE EVITAR. El me dijo: "Siempre, piensa las cosas antes de actuar - pues tendrás que vivir con las consecuencias de tus decisiones; se diligente, no dejes para mañana el bien que sabes hay que hacer hoy; y vive moderadamente, procurando un estilo de vida saludable". Al finalizar su corto momento de enseñanza, recuerdo que mi papá concluyó diciéndome: "Héctor Antonio, ahora que he compartido estas palabras de consejo contigo, de aquí en adelante, TU DECIDES COMO QUIERES VIVIR".
---

domingo, 8 de junio de 2014

Ven Espíritu Santo

Lea, Juan16:5-15 | Cuando era niño, recuerdo que una de las cosas que a mi menos me gustaba era cuando mis padres nos sermoneaban a mí y a mis herman@s sobres las cosas que eran importantes y lo que, según ellos, más nos convenía en la vida. Por un lado, muy a menudo, mi mamá nos recordaba lo mucho que nos convenía alimentarnos correctamente, especialmente en lo que respecta al desayuno. "Les da energía" ella nos decía, "y les ayuda a concentrarse en la escuela" [y que me dicen de los vegetales].

En lo que respecta al deporte - según ella nos convenía, pues "nos ayudaba a fortalecer nuestros músculos y a mantener nuestro organismo activo". En lo que respecta al trabajo de la escuela - era importante y nos convenía, pues "una buena educación, era la base para un futuro de oportunidades". En lo que respecta a las amistades, siempre nos decían – “cuidado con quién andas – pues no todos los amigos nos convienen”. Y cuando salíamos a las tiendas, o a visitar algún familiar, yo todavía recuerdo claritito, que ella nos decía: "les conviene que se porten bien, porque si no, cuando lleguemos a casa...los sueno con la correa" – LOL. A pesar de que muchas veces cuando mis padres nos daban esas palabras de consejo, nosotr@s no las apreciábamos o las entendíamos - hoy le doy gracias a Dios, pues las mismas han sido de mucha bendición para mi vida - algunas, mucho más de lo que yo jamás hubiera imaginado.

Tres Reglas Sencillas - Parte 2

Lea, Romanos 12:9-21Hace un tiempo atrás vi un reportaje en las noticas sobre un evento muy singular que ocurrió en una playa en Europa. Resulta ser que cambios drásticos en la temperatura del agua y una baja en el nivel de sal provocaron que miles de estrellas de mar quedaran varadas en la orilla de la playa, destinadas a morir, dado que estos animales marinos no pueden estar mucho tiempo fuera del agua.

Ante tal tragedia ecológica, los oficiales del gobierno cercaron el área afectada y le prohibieron a la gente acercarse, mientras llegaban los expertos en biología marina, para no hacerle daño a las estrellas de mar. El reportero resaltó que en un momento dado, la gente que observaba, estaba muy frustrada porque nadie estaba haciendo algo para tratar de salvar las estrellas de mar. Por lo que un joven entre la muchedumbre que se había aglomerado para atestiguar este triste evento, cruzó el cerco que la policía había establecido y comenzó a recoger estrellas de mar de la arena y a lanzarlas al agua en un intento de salvarlas.

Inmediatamente, un policía trato de detenerlo diciéndole "no pierdas tu tiempo, pues son demasiadas estrellas, solo podrás salvar unas cuantas, y eso no hará gran diferencia". El joven, afortunadamente, no le hizo caso al policía, y continuo lanzando las estrellas de mar al agua, pero antes le riposto diciendo: "claro que hará una gran diferencia...salvare la vida de todas las estrellas que pueda regresar al mar". Ante la respuesta del joven, el policía no pudo argumentar nada más, y se unió al el en su gestión de amor - y a ellos dos, se unieron cientos de personas, quienes juntos/as devolvieron al océano la mayoría de las estrellas de mar que habían quedado varadas. Un milagro de amor, todo porque una persona decidió hacer lo que era correcto.
---

lunes, 19 de mayo de 2014

Tres Reglas Sencillas - Parte 1

Lea Efesios 2:1-10 | ¿A cuántos les gustan las reglas? La realidad es que a nadie le gustan las reglas. Pero, vivimos en un mundo que está lleno de ellas. En la casa, en la escuela, en el trabajo, en las tiendas, en la iglesia – en todos los lugares hay leyes y reglas. En los EEUU, en el año 2013 (según la Biblioteca del Congreso)  se aprobaron, nada más y nada menos, que 40,627 nuevas leyes – 40,627 leyes que se añaden al catálogo del congreso que tiene sobre…listos…2.5 millones de leyes activas, que rigen la vida cotidiana de los americanos.

Que me dicen de la Biblia, muchas reglas – de hecho, los estudiosos de la Biblia aseguran que tan solo en los primeros 5 libros del Antiguo Testamento, podemos encontrar sobre 613 leyes de carácter ritualista, y de conducta – muchas reglas.

Saben, cuando yo crecía las cosas eran mucho más sencillas. En mi casa había solo 10 reglas. Las mismas, estaban escritas en una cartulina que estaba pegada en la parte de atrás de la puerta de mi cuarto. A la vista de todos – reglas que cuando uno las rompía (ya, ustedes saben...lo que le venía).

Es muy difícil vivir en un mundo lleno de leyes y reglas. Muchas tediosas, otras son absurdas, arcaicas, anticuadas, y todavía otras son muy complejas y difíciles de entender.
---

lunes, 5 de mayo de 2014

¿Dónde está Jesús?

¿Alguna vez les ha pasado que se les pierde algo muy importante y lo buscan sin éxito para luego darse cuenta que ha estado a plena vista todo el tiempo? A mí me ha pasado muchas veces. De hecho, soy experto perdiendo mis llaves. Los otros días tenía que asistir a una reunión muy importante, y ya cuando iba a salir de la casa no podía encontrar las llaves del auto. Oigan, cinco minutos buscando me parecieron una eternidad. Yo busque en todos lados. Y cuando ya me iba a dar por vencido, e iba a llamar para cancelar la cita, “puff”, ahí estaban las llaves – frente a mis narices, sobre la mesa del comedor, debajo de mi maletín, exactamente donde yo las había puesto.
Saben, esto no es algo que solo nos pasa en asuntos cotidianos. También es una realidad, que muchas veces, experimentamos en nuestra vida espiritual. ¿Alguna vez se les ha perdido Jesús? ¿Alguna vez han sentido como que por más que buscan al Señor, no lo pueden encontrar?

viernes, 18 de abril de 2014

¡Está Hecho!

En Viernes Santo la tradición es predicar sobre las Siete (7) Palabras (o frases) que se le atribuyen a Jesús en los evangelios durante su agonía en la cruz. Pero este año, con el permiso de ustedes, voy a apartarme de esta tradición, para reflexionar específicamente en lo que muchos estudiosos piensan fueron las últimas palabras de Jesús en la cruz, según las encontramos en la Biblia en Juan 19:28-30.

La Biblia, a través de los evangelios nos presenta diferentes cuadros de la vida de Jesús que cuando los juntamos nos ofrecen una perspectiva bastante clara de nuestro Salvador. Los  primeros cuadros que nos presenta la Biblia sobre Jesús son hermosos. El primero nos habla de esa luz que llegó a Belén para alumbrar a todo el mundo con gracia y con verdad. Otro cuadro, nos muestra el poder de Jesús en ciegos que ahora podían ver, cojos que podían caminar, un muerto resucitado, multitudes que fueron alimentadas milagrosamente, y muchas personas que encuentran esperanza en sus palabras de vida.

lunes, 14 de abril de 2014

Venciendo la Tentación - Parte 6 (La Pereza)

La pereza es una realidad que nos afecta a todos/as. No sé si a ustedes les pasa, pero yo tengo días que no me nacen las ganas de hacer nada. Días, que si por mi fuera, me quedaba en la cama durmiendo. Pero la mayoría de las veces, aun en días así, me levantó a laborar y hago lo que es necesario e importante. ¿Les ha pasado? A todos/as nos pasa.

La pereza, a modo de definición, es: la falta de deseo o descuido en realizar acciones, movimientos o trabajos que son necesarios e importantes para la subsistencia y/o desarrollo integral. A la pereza, se le conoce también como gandulería, flojera, haraganería, holgazanería, vagancia, etc. El problema no es que a veces no sintamos ganas de hacer las cosas – el peligro es cuando la pereza se convierte en un estilo de vida, lo que nos puede llevar a pecar de muchas maneras.

La pereza como tentación y pecado, es diferente a las otras que hemos considerado durante las pasadas semanas, pues aquí no se trata de lo que “hacemos”, sino de lo que “no hacemos”, que debimos haber hecho. Hay personas que luchan con la falta de energía, en su diario vivir, debido a condiciones de salud (físicas y/o emocionales) – pero hay otras, que simplemente, por gusto y gana son perezosas – o como dicen en mi país VAGONETAS. Yo conozco gente tan perezosa (pero que tan perezosa), que pareciera que son alérgicas al trabajo. Siempre están buscando trabajo, pero cuando lo encuentran no lo pueden retener ya que su pereza se traduce en un ética de trabajo pobre. Y lo gracioso es que la gente perezosa, regularmente, son las que más hablan de querer progresar, y tener cosas buenas. Pero, como dice la Biblia en  Proverbios 19:24 “El perezoso mete la mano en el plato, pero es incapaz de llevarse el bocado a la boca.” Estas personas, en su vagancia, se la pasan buscando lo fácil, lo que es cómodo, los atajos, el camino de menos resistencia – que lamentablemente, es lo que, en la mayoría de los casos, los lleva a pecar contra Dios y/o su prójimo.
---