domingo, 5 de febrero de 2017

Confiemos todo al Señor


Mateo 6:24-34: La Biblia, en el evangelio según Mateo 6:24-34, nos lleva a considera uno de los principios más profundos y de mayor repercusión en nuestro caminar de fe. Lo más seguro la mayoría de nosotros/as, ya hemos escuchado mensajes sobre este pasaje, o hemos participado en algún estudio bíblico donde el mismo era el centro de la conversación.

Incluso, pudiera ser que haya algunas personas que ya estén pensando que les voy a hablar de dinero, de ofrendas, de compromiso, o de prioridades, etc. Y, la realidad es que la enseñanza de Jesús en Mateo muy bien podemos aplicarla a estas áreas que son tan importantes en nuestro caminar como discípulos/as Jesucristo, pero, creo que en vez de limitarme a una aplicación, hoy quisiera que viéramos este texto desde una perspectiva más amplia y más profunda.

jueves, 22 de diciembre de 2016

CHRISTMAS: Jesus the Immigrant, God with Us


As we enter the last months of the year, many people begin to plan how they will celebrate the holiday season. Some wonder where they will spend Christmas Eve and Christmas Day. Others how they will decorate their houses or what gifts they will buy. During this same time, Christians around the world prepare to celebrate the birth of Jesus, the Messiah. The Advent season, which means "arrival" and precedes Christmas and Epiphany, provides us with a special opportunity to renew ourselves and prepare to receive Christ and celebrate his presence in our midst.

Most of us are familiar with the events the Bible mentions about the birth of Jesus. We know the prophecies about his birth, the announcement of the angel to Mary and Joseph, the census, the manger, the shepherds, the child wrapped in a manger and the visit of the Sages of the East [Wise Men]. These are all important and well known events in the Christian tradition.

martes, 20 de diciembre de 2016

NAVIDAD: Jesús el Inmigrante: Dios con nosotros


En la medida que nos vamos adentrando en los últimos meses del año, mucha gente comienza a planificar cómo celebrarán las fiestas navideñas. Algunos se preguntan dónde pasarán la Noche Buena y el día de Navidad. Otros cómo van a decorar sus casas o qué regalos comprarán. Durante este mismo tiempo, los cristianos alrededor del mundo nos preparamos para celebrar el nacimiento de Jesús, el Mesías. La época de Adviento, que significa "llegada" y precede a la Navidad y la Epifanía, nos provee de una oportunidad muy especial para renovarnos y prepararnos para recibir al Cristo y celebrar su presencia en nuestro medio.
La mayoría estamos bastante familiarizados con los acontecimientos que la Biblia menciona sobre el nacimiento de Jesús. Conocemos las profecías sobre su nacimiento, el anuncio del ángel a María y a José, el censo, el pesebre, los pastores, el niño envuelto en un pesebre y la visita de los Sabios de Oriente. Estos son todos eventos importantes y conocidos en la tradición cristiana.

Sin embargo, el Evangelio según Mateo nos relata un momento en la vida de Jesús que pocas veces escuchamos en nuestras iglesias durante la Navidad, a pesar de que dicho relato es sumamente pertinente para el pueblo cristiano de hoy.
Mateo 2:13-18 nos relata que, luego del nacimiento de Jesús, el rey Herodes propuso en su corazón matar al niño. Pero Dios, en su deseo de protegerlo, mandó a un ángel para que le dijera a José que huyera junto a su familia para evitar la furia del rey. Luego de escuchar la advertencia del ángel, José "se levantó cuando todavía era de noche, tomó al niño y a su madre, y partió hacia Egipto" (2:14, NVI).

Actualmente miles de hombres, mujeres, jóvenes y niños están inmigrando a este país. Se ven obligados a dejar sus países en busca de un futuro mejor. Así como Jesús y su familia tuvieron que huir a Egipto, estas personas vienen a los Estados Unidos huyendo de los "Herodes" que los oprimen en muchos de nuestros países hispano americanos.

domingo, 24 de abril de 2016

Bendición en el Desierto



Lea 1 Reyes 17:7-16 | Mucha gente, cuando algo malo e inesperado le sucede en la vida, o están pasando por tiempos de cambios y transiciones, lo primero que hacen es preguntarse ¿por qué a mí? ¿Alguna vez te ha pasado? ¿Alguna vez te has encontrado haciéndote esta pregunta? Si contestaste que sí, no te sientas mal. Este tipo de cuestionamiento es algo de lo que nadie está exento. 

De hecho, la Biblia está llena de lamentaciones – más de la mitad del libro de los Salmos son oraciones de queja y preguntas a Dios. Y lo que pasa es que aun a los cristianos/as le pasan cosas malas. Aun los cristianos/as tienen problemas. Aun los cristianos se ven a veces en situaciones que parecen no tener salida.

Contrario a lo que enseñan algunas personas por ahí, que dicen que cuando uno es un buen cristiano no le deben pasar cosas malas y el sufrimiento es cosa del pasado, es muy importante que siempre estemos claros que tarde o temprano, la adversidad va llegar a nuestras vidas. La obediencia a Dios, no es un antídoto para el sufrimiento. No existe tal cosa como una vida exenta de sufrimientos. Jesús mismo, amorosamente nos alertó en Juan 16:33, que en esta vida tendríamos aflicciones. Que no todo marcharía bien. Que llegarían los días malos; los días de sequía.

domingo, 10 de abril de 2016

Echa tus redes donde Jesús te dice!

"Muchachos, ¿no tienen algo de comer?, les preguntó Jesús. No, respondieron ellos. Tiren la red a la derecha de la barca, y pescarán algo. Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red" (Juan 21:5-6 - NVI).

¿Te gusta ir de pesca? A mí en lo personal no me llama mucho la atención, pero para muchas personas, pescar, es una actividad muy placentera – muchos incluso lo practican como un deporte. Otras personas, van de pesca como un hobby o pasatiempo.

Tengo un amigo que va a pescar al menos 2 veces a la semana. Hace como unos tres años el se tuvo que mudar por motivo de su trabajo. Recuerdo que cuando él comenzó los preparativos para su mudanza, estaba más preocupado por encontrar un lago para pescar cerca del nuevo vecindario al que debía mudarse que de encontrar una casa donde vivir o una escuela para sus hijos.

viernes, 23 de octubre de 2015

¿Dónde está Dios?



La pregunta sobre “dónde está Dios” es una que mucha gente se hace frecuentemente en nuestros tiempos. La misma, ha motivado el estudio e investigación entre los eruditos de la Biblia por siglos y es motivo de muchos debates dentro y fuera de la Iglesia.  A veces, la respuesta a esta pregunta es sumamente difícil de articular debido a la diversidad de pensamientos religiosos que dominan en nuestra sociedad. 

Para algunas personas, a Dios lo vemos exclusivamente en la naturaleza. Para otras, Dios está en la paz. Otros, alegan que Dios se encuentra en un lugar místico donde uno llega por medio de la meditación y la relajación física y muscular. Para otr@s, a Dios solo lo encontramos en la soledad.Hay gente que piensa que a Dios se le puede encontrar en una “cuenta de banco con mucho dinero”. Para estas personas, las posesiones materiales son la señal indiscutible de que Dios está presente en sus vidas – y para otros muchos mis amad@s, el dinero, tristemente, se ha convertido en “su dios”. Todavía peor, están lo que al preguntárseles ¿Dónde está Dios? – simplemente responden: “Dios no está – no existe”.

¿Alguna vez te has preguntado donde está Dios? O ¿Alguna vez alguien te ha preguntado donde está Dios?